Publicidad
1 - Lee la palabra

La desidia

“Pero deseamos que cada uno de vosotros muestre la misma solicitud hasta el fin, para plena certeza de la esperanza, a fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.”
Hebreos 6:11-12
Publicidad
2 - Reflexiona
Tener pereza puede ser algo que nos perjudique mucho si no se trata de un simple tiempo de ocio breve. Podemos estar cubriendo de vagancia un sentimiento de tristeza o dejadez, que nos impide seguir normalmente con nuestro ritmo de vida. En esos casos, cancelamos planes con amigos, nos escondemos de ciertas actividades sociales, y quizás no queremos enfrentar un miedo aún mayor. De esa manera, la inactividad puede representar un espacio seguro, en el que nos sentimos confiados, en el que nada ni nadie podrá hacernos algún daño.



Generalmente es algo que sucede cuando hemos atravesado un dolor o una decepción muy grande. Deseamos resguardarnos de todo y de todos, como si manteniéndonos aislados así lo lográramos. Encomendarnos al Señor cuando nos sintamos desprotegidos será una decisión certera. Él cuidará de nosotros para que poco a poco encontremos las energías necesarias para volver a levantarnos. Para enfrentar con coraje las nuevas experiencias, Nuestro Señor nos otorgará su resguardo divino. Solo Él podrá darnos la confianza de modo que queramos conseguir nuestras metas otra vez y así, nos mantengamos en comunión con nuestros hermanos. Sin su guía, seguramente reincidamos en darlo todo por perdido y pensemos que no tiene sentido seguir intentándolo.

Suscríbete gratis



Publicidad

Subiendo hacia tu destino DOM 16

Cuando una congregación crece, suele haber “cargos” que debemos delegar y por consiguiente necesitamos personas a la altura de las circunstancias, porque ...
Leer

La hipocresía del pecado SáB 15

Si nosotros deseamos andar por los senderos de la Justicia y la Verdad, entonces debemos tener nuestro corazón abierto y puro hacia el Espíritu Santo y la ...
Leer

Tener a Jesús de nuestro lado VIE 14

Si de nuestro lado contamos con el amor, la esperanza y la fuerza de nuestro salvador Jesucristo,tenemos que dejar de lado el sufrimiento y ponernos de pie. ...
Leer

¿Dónde encuentro a mi Dios? JUE 13

Me encontraba en plena confusión y oscuridad, ya ni los ánimos que trataban de darme mis hermanos podían sacarme ese dolor. Había perdido toda esperanza de ...
Leer

Las distracciones MIé 12

Reaccionamos de diferentes maneras cuando estamos desviando la atención: nos llenamos de actividades, nos reunimos con muchas personas y asumimos una infinidad...
Leer

Aislados MAR 11

Los días se habían vuelto ya solitarios en ese trabajo, el almuerzo era a veces una comida rápida frente a un monitor que me recibía todas las mañanas. No ...
Leer