Publicidad
1 - Lee la palabra

Esos días de frío

“Nunca dejará de haber necesitados en la tierra, y por eso yo te mando que seas generoso con aquellos compatriotas tuyos que sufran pobreza y miseria en tu país.”
Deuteronomio 15:11
Publicidad
2 - Reflexiona
Comenzaba a hacer frío en la ciudad, ya las noches eran insoportables: el viento te cortaba la cara cuando salías a la calle. Nunca pensaba en los que menos tenían o en los que no podía dormir en sus propias camas, abrigados y alejados de las enfermedades estivales. Sólo pensaba en qué me pondría para salir en el fin de semana o qué dirían mis amigos de mi ropa. Estaba inmersa en un pensamiento completamente frívolo y adolescente, sin contemplar a mis hermanos que peor la pasaban. Todo se trataba de mi vanidad, de mi egoísmo y mis amigas estaban en la misma sintonía. Mis padres me lo habían dado todo, y en algún punto yo perdí conexión con la realidad que me circundaba. Asistía a eventos privados por el trabajo de mi padre y casi nunca caminaba sola por la calle.



Un día decidí no esperar a mi chofer luego del colegio y caminé a casa, gracias a eso pude encontrarme con la otra realidad. Gente durmiendo en las calles, sin abrigo, sin una palabra de aliento. Niños enfermos sin acceso a medicinas. Realmente me hizo tomar consciencia, así que llegué a casa y me dispuse a organizar un equipo para brindar asistencia en las calles. Mis amigas me creyeron loca, pero fue lo más satisfactorio que hice cuando joven. Llevamos ropa de abrigo y comidas calientes a aquellos que lo necesitaban, la gente estaba por demás agradecida y yo pude evaluar cuáles debían ser mis prioridades. No debemos permanecer indiferentes ante el malestar del prójimo. Yo pude encontrar a Dios en mi corazón a tiempo, pero hay muchas adolescentes que aún no lo han hecho y debemos ayudarlas a recobrar el valor de la palabra de Nuestro Padre Santo.

Suscríbete gratis



Publicidad

Subiendo hacia tu destino DOM 16

Cuando una congregación crece, suele haber “cargos” que debemos delegar y por consiguiente necesitamos personas a la altura de las circunstancias, porque ...
Leer

La hipocresía del pecado SáB 15

Si nosotros deseamos andar por los senderos de la Justicia y la Verdad, entonces debemos tener nuestro corazón abierto y puro hacia el Espíritu Santo y la ...
Leer

Tener a Jesús de nuestro lado VIE 14

Si de nuestro lado contamos con el amor, la esperanza y la fuerza de nuestro salvador Jesucristo,tenemos que dejar de lado el sufrimiento y ponernos de pie. ...
Leer

¿Dónde encuentro a mi Dios? JUE 13

Me encontraba en plena confusión y oscuridad, ya ni los ánimos que trataban de darme mis hermanos podían sacarme ese dolor. Había perdido toda esperanza de ...
Leer

Las distracciones MIé 12

Reaccionamos de diferentes maneras cuando estamos desviando la atención: nos llenamos de actividades, nos reunimos con muchas personas y asumimos una infinidad...
Leer

Aislados MAR 11

Los días se habían vuelto ya solitarios en ese trabajo, el almuerzo era a veces una comida rápida frente a un monitor que me recibía todas las mañanas. No ...
Leer