Lee la palabra

¿Qué compartimos?

“Les suplico, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos vivan en armonía y que no haya divisiones entre ustedes, sino que se mantengan unidos en un mismo pensar y en un mismo propósito.”

1 Corintios 1:10

Reflexiona

Cada vez resulta más difícil poder compartir en familia. Horarios desencontrados, distracciones y cansancio, nos puede comenzar a alejar los unos de los otros. Algunos llegan tarde del trabajo o muy cansados de la vuelta a casa como para sentarse unos minutos a conversar. Los más pequeños se encierran en sus cuartos a hacer tareas o jugar y ni siquiera tienen la disposición de salir a la calle con sus amigos. El tiempo que pasamos durante la cena es fundamental, para poder debatir sobre aquello que nos sucedió en el día, para poder contar novedades y celebrar lo aprendido o lo alcanzado.

Poder sentarnos a la mesa acompañados de Dios Padre, agradeciendo entre todos los alimentos que nos brinda, el cobijo que nos da, las lecciones que nos enseña. Conversar con Nuestro Padre junto a los más pequeños también les mostrará que no todo pasa por la tecnología, que debemos volver a relacionarnos en forma humana, a conversar cara a cara. Cuando dejamos que los niños tomen sus teléfonos y se distraigan de lo que está ocurriendo en la cena, permitimos que se alejen de sus propias existencias como cristianos, porque estarán mirando otra cosa antes que oyendo atentamente las lecciones de sus padres devotos.

Reza y reflexiona los versículos
de la biblia diariamente

Suscríbete gratis

¿Te ha gustado?

Comparte estas reflexiones con las personas especiales que aprecian la Palabra del Señor

Más versículos para reflexionar