Publicidad
1 - Lee la palabra

La mentira

“La persona indigna, el hombre inicuo, es el que anda con boca perversa, el que guiña los ojos, el que hace señas con los pies, el que señala con los dedos, el que con perversidad en su corazón, continuamente trama el mal, el que siembra discordia.”
Proverbios 6:12-14
Publicidad
2 - Reflexiona
Claro está que decir mentiras implica un engaño y decepciona a quien lo descubre, pero ¿por qué nos vemos tentados a decirlas?. A veces por miedo a la mirada de los otros, por miedo a una reprimenda o simplemente, porque no conocemos otra forma de actuar podemos cometer infamias. Como uno de los diez mandamientos debemos no mentir, Dios Padre nos guiará para que así no lo hagamos, porque nos perjudicamos a nosotros mismos haciéndolo.



Un día cuando aún estaba en etapa escolar saqué una mala nota por no haber estudiado lo suficiente. Se lo oculté a mis padres durante meses hasta que llegó el resumen de mis calificaciones. Durante ese tiempo había descuidado mis tareas y si mi madre lo hubiese sabido seguramente me hubiese castigado. Pero también, me hubiera preguntado si necesitaba ayuda, qué era lo que me estaba sucediendo, por qué no ponía atención a mi formación escolar. Sentí en ese momento que la había decepcionado, que no tenía necesidad de ocultarle esas cosas ni de hacerle creer que todo iba bien cuando así no lo era. Podría haber confiado en ella y pedido su comprensión, pero recaí en el engaño. Fue muy importante reflexionar sobre eso para poder pedir perdón y reconocer mi error.

Suscríbete gratis



Publicidad

Subiendo hacia tu destino DOM 16

Cuando una congregación crece, suele haber “cargos” que debemos delegar y por consiguiente necesitamos personas a la altura de las circunstancias, porque ...
Leer

La hipocresía del pecado SáB 15

Si nosotros deseamos andar por los senderos de la Justicia y la Verdad, entonces debemos tener nuestro corazón abierto y puro hacia el Espíritu Santo y la ...
Leer

Tener a Jesús de nuestro lado VIE 14

Si de nuestro lado contamos con el amor, la esperanza y la fuerza de nuestro salvador Jesucristo,tenemos que dejar de lado el sufrimiento y ponernos de pie. ...
Leer

¿Dónde encuentro a mi Dios? JUE 13

Me encontraba en plena confusión y oscuridad, ya ni los ánimos que trataban de darme mis hermanos podían sacarme ese dolor. Había perdido toda esperanza de ...
Leer

Las distracciones MIé 12

Reaccionamos de diferentes maneras cuando estamos desviando la atención: nos llenamos de actividades, nos reunimos con muchas personas y asumimos una infinidad...
Leer

Aislados MAR 11

Los días se habían vuelto ya solitarios en ese trabajo, el almuerzo era a veces una comida rápida frente a un monitor que me recibía todas las mañanas. No ...
Leer